Hablar sobre la redacción de un testamento puede resultar incómodo para muchas personas, ya que implica enfrentarse a la realidad de la propia mortalidad. Sin embargo, la importancia de hacer un testamento no puede subestimarse, ya que este documento desempeña un papel crucial en la planificación del legado y en la protección de los seres queridos.

Este documento permite al testador designar beneficiarios específicos para sus bienes. Sin un testamento, las leyes de sucesión del estado podrían determinar cómo se distribuyen los bienes, lo que podría no alinearse con los deseos del fallecido. Los desacuerdos sobre la distribución de los bienes y la ausencia de instrucciones claras pueden crear tensiones innecesarias entre los familiares, afectando las relaciones y generando conflictos que podrían haberse evitado con una planificación adecuada. Algo que estamos seguras no estaba en los deseos de la persona fallecida.

Por eso, contar con asesoramiento previo es esencial para garantizar que el testamento refleje de manera precisa los deseos del testador y cumpla con las leyes vigentes. Más si cabe, cuando se trata de un “testamento transfronterizo” ya que se suman complejidades legales y fiscales.

Es por ello por lo que reivindicamos la necesidad de un buen asesoramiento previo a la hora de otorgar las últimas voluntades que implique:

  • Conocimiento de leyes para garantía de cumplimiento legal.

Las personas con implicaciones transfronterizas están sujetas a diferentes leyes y regularizaciones en cada país. Un asesoramiento legal especializado puede brindar información sobre las leyes relevantes en cada jurisdicción y asegurar que el testamento cumpla con todos los requisitos formales y legales, evitando posibles impugnaciones o invalidaciones del testamento futuro.

Los impuestos sobre herencias y sucesiones pueden variar significativamente entre países. Un asesoramiento previo puede ayudar optimizar el patrimonio.

  • Planificación sucesoria con la optimización de recursos y minimización de impuestos.

El asesoramiento previo es esencial para optimizar la distribución de los recursos y minimizar la carga fiscal sobre la herencia. Un asesor legal especializado en planificación sucesoria puede orientar sobre estrategias que ayuden a reducir los impuestos que los beneficiarios pueden enfrentar al heredar y las condiciones específicas del individuo en cada país. Esto puede incluir la selección de instrumentos legales, como fideicomisos, para proteger y transferir el patrimonio de manera eficiente.

En situaciones en las que el patrimonio del individuo incluye diversos tipos de bienes y propiedades; inversiones, propiedades inmobiliarias, negocios, etc. El asesoramiento especializado se vuelve aún más crucial. Un testamento bien redactado puede abordar de manera efectiva la distribución de estos activos, teniendo en cuenta las leyes específicas y las implicaciones fiscales asociadas a cada país.

En resumen, el asesoramiento previo es esencial para garantizar la correcta planificación y ejecución del testamento, donde se refleje con precisión los deseos del testador cumpliendo con las normativas legales vigentes, protegiendo los intereses del mismo y las personas herederas.

No olvidemos que la vida está llena de cambios y las circunstancias pueden evolucionar con el tiempo. Un asesor legal puede brindar orientación sobre cuándo y cómo hacer una actualización del testamento para reflejar todos los posibles cambios en la situación financiera, familiar o personal del testador.

La inversión de tiempo y recursos en la planificación sucesoria puede marcar la diferencia en el bienestar futuro de la familia y la preservación del legado del individuo.

No afrontemos el asesoramiento y la redacción de un testamento como algo que nos acerca a nuestro fallecimiento, sino como una acción preventiva que nos permite dejar nuestras voluntades claras y gestionadas de la forma más eficiente posible evitando posibles conflictos futuros entre las personas que más queremos.